Inicio Inicio > Violencia > Entrevista a Paddy Doyle

“¡Tenemos que cambiar nuestro discurso de víctimas y comenzar a hablar en voz alta!”

Una reflexión sobre la violencia y la diversidad funcional por Paddy Doyle y Marita Iglesias

Es como una charla amistosa entre dos personas sentadas en la mesa con una taza de café caliente al estilo español: ¡negro y fuerte!

Paddy Doyle

Estas dos personas, Paddy Doyle y Marita Iglesias están en aquella mesa y conocen muy bien de lo que hablan: ¡son los mejores expertos!

Paddy Doyle es un hombre irlandés que un día fue niño; un niño que vivió en las conocidas Escuelas Industriales en Irlanda donde sufrió abuso sexual, físico, psicológico y emocional. A la edad de 4 años, los padres de Daddy murieron, su madre de cáncer de pecho y su padre se suicidó cinco semanas después de la muerte de su madre. A los nueve años de edad, después de una serie de operaciones en el cerebro, Paddy nunca más pudo caminar y comenzó a vivir con una silla de ruedas. Su autobiografía, que ha sido publicada en muchas lenguas, muestra un relato gráfico del abuso que sufrió mientras estuvo a cargo de órdenes religiosas y sobre los diez ños que pasó en un hospital. Un relato del abuso sufrido por Paddy y muchos miles de niños y niñas en Irlanda puede encontrarse en: http://www.asoc-ies.org/violencia/la_vulner_noestaennos.html

Fue cuando tuvo 18 años y se fue a vivir con una familia cuando aprendió que tener una diversidad funcional y ser huérfano no tenía porqué significar maltrato.

Es el autor "The God Squad", un relato autobiográfico de su infancia. Paddy es reconocido como uno de los activistas líder de la diversidad funcional en Irlanda lo que acepta de mala gana, pero es que ¡realmente lo es!

Marita Iglesias es nuestra colega en AIES y, como ella generalmente dice, su preocupación, su lucha, su tarea ambiciosa en su vida es hacer que la sociedad reconozca que la violencia contra nosotros, hombres y mujeres con la diversidad funcional (discapacidad), existe a pesar de su continuo ocultamiento y trivialización desde hace siglos. Y esa violencia es mayor contra mujeres debido a su naturaleza interseccional, donde la diversidad funcional y el género se relacionan. Además, esta violencia no se ve, la mayor parte de las veces, debido a su naturaleza de "normalidad" en seres que están en exposición continua al riesgo de ser abusados, acosados y maltratados debido a su "calidad" de seres “discapacitados”, como si fuéramos de naturaleza diferente: no completamente normales, no completamente humanos.

AIES está orgullosa de reproducir aquí sus palabras esperando poder ayudar a dar luz en este agujero oscuro que es el de la violencia.

MI: Paddy, leyendo tu historia que generosamente has dispuesto en tu sitio Web (http://www.paddydoyle.com/category/the-god-squad/) entiendo que ha debido ser una tarea de valiente guerrero hacer entender a los demás que eres completamente normal, completamente humano, ¿verdad?

PD: Nunca pensé en ello de esa manera, Marita. Cuando escribí mi libro, “The God Squad”, sólo lo escribí como alguien que tenía una historia que contar. Se convirtió en un éxito de librería. Lamentaría ser visto como ‘un guerrero valiente’ – sólo Paddy Doyle sería suficiente.

MI: ¿No piensas que no es nuestra obligación tener que estar continuamente demostrando a los demás que somos como cualquier otra persona?

PD: No siento que tengamos que demostrar a alguien que somos como cualquier otro. Somos personas, podemos tener una diversidad funcional, pero esto no nos hace menos persona, ni hombre o mujer.

MI: ¿Por qué, si eres un ser humano, han abusado de ti durante tu infancia tanto doctores como sacerdotes?

PD: No sé porqué abusaron de mí durante mi infancia. Quizás porque yo era vulnerable, incapaz de escaparme de mis abusadores debido a mi discapacidad (diversidad funcional). Quizás mis abusadores eran tan sólo malas personas aprovechándose de un niño.

MI: Ya sabes que la violencia contra hombres y mujeres con la diversidad funcional (discapacidad) apenas es reconocida, pero existe y todos nosotros sabemos que existe aun cuando adopta formas sutiles que parecen tratar de convencernos que es para "nuestro bienestar" o "debido a nuestra discapacidad" …

PD: La violencia puede adoptar varias formas. Puede ser emocional, psicológica, física o sexual. Sabemos que abusan de la gente con discapacidad (diversidad funcional) en hospitales, en instituciones y en otros sitios, incluso en sus propias casas y aún no hemos conseguido que este sea un tema público. ¿Por qué? ¿Qué estamos haciendo mal? No podemos ser todos cobardes.

MI: Sí, ¿qué estamos haciendo mal?..., pero no pienses que todos nosotros somos cobardes; no somos culpables de la violencia que muchos sufren en aquellos entornos vulnerables que has mencionado … y fíjate que digo "entornos vulnerables" y no "gente vulnerable" porque creo que si la misma persona de quien abusan en una institución pudiera vivir en otro ambiente donde ella/él pudiera controlar su vida no diríamos que esa persona es "vulnerable". De hecho, has dicho que fue cuando abandonaste la Escuela Industrial donde fuiste maltratado y te trasladaste a vivir con una familia, cuando la violencia desapareció de tu vida. ¿Estás de acuerdo conmigo?

PD: Por supuesto, estoy de acuerdo, Marita, en que no somos culpables de la violencia que muchas personas con discapacidad (diversidad funcional) sufren. Se podría y se ha argumentado que muchos de nosotros que tenemos una discapacidad (diversidad funcional) somos más vulnerables al abuso así como vulnerable a muchas otras cosas también, la discriminación, por ejemplo. Quiero enfatizar otra vez que el abuso toma muchas formas; puede ser infligido a una persona sin que aquella persona quede marcada físicamente de algún modo. Podría denominarse como abuso invisible, tortura psicológica, acoso emocional, etc. Para entender qué es el abuso y lo que hace a muchas personas debemos ampliar el concepto: entender qué es realmente abuso.

Escribí en un artículo de periódico hace algunos años "Dondequiera que tenga gente vulnerable, tendrá a depredadores"

MI: ¿Crees que la situación descrita en el "Informe de Ryan" todavía tiene lugar hoy día en Irlanda?

PD: ¿Te refieres al maltrato? De ser así, la respuesta es sí. Nadie habla siquiera de violencia y discapacidad (diversidad funcional). He hecho algunas entrevistas de radio sobre este tema, pero nunca se ha tomado realmente en serio.

MI: Leyendo el informe, hice unos simples cálculos y el 6 % de niños y niñas maltratados en aquellas instituciones católicas tenían diversidad funcional (discapacidad), pero estoy segura de que cuando ellos dicen "niños especiales" o “con necesidades especiales" o cosas similares a lo largo del informe, se refieren también a nosotros...

PD: También creo que la mayor parte del maltrato ocurre en casa y en particular en las casas de las personas con discapacidad (diversidad funcional).

MI: ¡Pero nosotros tenemos que cambiar nuestro discurso de víctimas y comenzar a hablar en voz alta!

PD: Estoy de acuerdo contigo, pero la gente con discapacidad (diversidad funcional) casi está entrenada para callarse…

MI: Muchas veces uso, para comparar con nuestra historia como colectivo discriminado, la historia del movimiento feminista. ¡Las mujeres raramente hablan en términos de víctimas! ¡Hablan de la fuerza, el poder y el valor de su existencia!

PD: La mayor parte del abuso sexual, psicológico, emocional y físico que sufrí fue a manos de mujeres.

MI: Sí, de acuerdo: los abusadores y las víctimas son de ambos sexos, pero hay un elemento de género detrás de la violencia que hace que sean las mujeres por lo general más maltratadas por hombres que a la inversa.

PD: Los hombres y las mujeres con discapacidad (diversidad funcional) son muy vulnerables al maltrato por parte de sus parejas, maridos y esposas. ¿Y el abuso que la gente sufre en sus propias casas?. El abuso institucional no es el único lugar donde se hace daño a la gente, pasa en las casas más que en instituciones.

MI: Bueno, claro, porque (¡hasta ahora!) vivimos más fuera de las instituciones que dentro, pero en las instituciones puedo identificar más fácilmente al maltratador (el personal, los directores, el Estado …) y no es tan fácil en las familias.

PD: Sí, de acuerdo, pero creo que también debemos dirigir nuestra atención a la cuestión del maltrato por maridos, esposas y parejas. Es demasiado común.

MI: ¡Aquí tenemos la pregunta clave!: ¿cómo podríamos cambiar la realidad? ¿Cómo podríamos ayudar para hacer que las personas con diversidad funcional que sufren violencia puedan vivir en otra realidad social sin maltrato y violencia?

PD: El cambio de la realidad es algo difícil de hacer, por supuesto, por lo que sé del maltrato infantil y que reflejé en mi libro “The God Squad”. Para cambiar la realidad debemos aprender primero a aceptar que hay abuso o violencia contra cualquier grupo de personas. Esto lleva tiempo y mucho trabajo, pero hay que hacerlo.

MI: Para mí, el apoyo entre iguales es muy importante para cambiar las vidas de la gente, pero necesitamos modelos positivos para mirarlos y decir: “sí, yo también puedo”; yo también puedo dejar esta situación terrible y vivir mi vida. Te veo como un modelo positivo a seguir y con un gran potencial revolucionario para provocar un cambio social.

PD: No hay duda de que independientemente de la importancia del apoyo entre iguales, éste tiene que estar correctamente estructurado y hecho de tal modo que la confianza sea la clave. Con esto quiero decir que la gente que habla del abuso u otras cuestiones pertenecientes a la intimidad de sus vidas deberá sentir que aquello que digan permanecerá en el ámbito de la estrictamente confidencial. Nunca me he visto como un modelo a seguir, pero soy una persona que ha sido definida como un “inconformista” –yo no me veo así. Cuando hablamos de cambio social, sí, lo doy todo, pero reconozco que la tarea que tenemos delante para lograr un cambio social es de todos, particularmente en el campo de los derechos de las personas con diversidad funcional.

MI: Paddy, ¿otra taza de café...?

PD: Odio decirlo, Marita, pero no bebo café. Tomaré un gin tonic con limón y hielo.

- - -

Paddy Doyle es el autor de "The God Squad", un relato autobiográfico de su infancia. Paddy (visite su sitio web en: http://www.paddydoyle.com/) es reconocido como uno de los activistas líder de la diversidad funcional en Irlanda lo que acepta de mala gana aunque realmente lo sea.

Diciembre de 2009

Download this interview in English as a Microsoft Word file.